El Perro (Parte II)

Voy camino de aquel sitio donde no quiero estar. Esquivando líneas blancas y alcantarillas. Respirando la gasolina quemada de cientos de coches que se aglomeran obedeciendo la orden de las luces rojas. Lo veo en sus caras. Frustración y tristeza. No entienden nada. E igual que yo, van camino de aquel sitio donde no quieren estar. Es lunes y llueve. Espera una jornada de ocho horas delante del ordenador, obedeciendo órdenes. Y así hasta el viernes. Y así siempre. No les queda otra. Y lo leo en sus caras… ¿Quién fue el genio que diseñó este mundo?

Así que llego a la oficina, me pongo los cascos y me encuentro con Sigur Rós. Casi me había olvidado de su existencia. Y durante unos minutos me contagian la paz. Se me viene algún recuerdo de Lille, donde los vi en directo. Pero no hay tiempo para eso. Empiezan las llamadas, las taconeos, los mails, las peticiones, y las órdenes, siempre las órdenes. Ya no hay paz. Adiós Sigur. Jodido genio el que diseñó este mundo.

El lunes acaba, por fin, aunque volverá. Volverá para matarnos. Y de vuelta a casa me encuentro con un parque. Sigue lloviendo. ¿Habrá alguien dentro? Y entro. Césped mojado. Se huele. Mantos de hojas. Una ardilla que huye. No oigo los coches, sino los pájaros. A lo lejos un señor mirando. Mirando a su perro. Que corre. Que husmea. Que explora cada rincón de ese parque. Y persigue a la ardilla sin parecer imbécil. Y aunque lo pareciese, ¿qué más da? Está donde quiere estar. Con quien quiere estar. No pide más. No necesita más. ¿Qué será de aquella vaca escocesa? Saludo al señor. Y me sonríe. Tiene cara de buena gente. Y tiene cara de paz. La que le da su perro. Y vuelvo a pensar en Rust Cohle. “Dejar de procrear, darnos la mano y caminar juntos hacia la extinción.” Y entregarle el mundo a ellos y a los otros. Los que lo tratan bien. Los que lo merecen.

Nueve de la noche. Ya en casa. Me pongo el pijama y me siento en el sofá. Enciendo la tele. ¿Tendrá ya gobierno Trump? ¿Han reventado un hospital dónde? ¿Corrupción otra vez? El ser humano. Apago la tele y me pongo música. Es mejor no pensar en nada. Al menos hoy. Luego veré una peli. Música y cine. Cine y música. ¿Eso también es cosa del ser humano? Quizás haya esperanza. Incluso Rust Cohle la tuvo. Además, creo que el perro nos necesita.

El perro (Parte I)

Hace 40.000 años apareció el Homo Sapiens, o lo que es lo mismo, el hombre como lo conocemos hoy día. Aquel ser, más débil físicamente que otras especies y por ende a priori con menos posibilidades de sobrevivir en un mundo salvaje, se elevó por encima del resto de vida del planeta gracias a una característica única y especial: la inteligencia humana. Gracias a esa inteligencia, el hombre pudo construir hogares, desarrollar métodos de caza y supervivencia y evolucionar como ninguna otra especie lo había hecho desde el Big Bang o desde que el Todopoderoso chascó los dedos y creó la Tierra. 40.000 años después, en el año 2016 d.C, el ser humano es el amo del mundo. La especie más desarrollada. El ser más inteligente del planeta.

Porque el ser humano abre un grifo y sale agua. Pulsa un botón y enciende una luz, prende fuego o manda un mensaje que leerán al momento en la otra punta del planeta. Navega los mares, sobrevuela las nubes y maneja a su antojo el entorno. El ser humano caza, pesca y recolecta, y a veces incluso genera su propio alimento. Es poseedor de un conocimiento profundo del mundo, pues domina las ciencias que él mismo ha creado. Y si enferma, acude a un hospital o toma un medicamento y sana. El ser humano observa las historias y vidas pasadas y presentes de sus semejantes a través de una pantalla. Explora continentes, inventa deportes, compone sinfonías y elabora deliciosas recetas. El ser humano habla 5000 lenguas y vive en 2 millones de ciudades, ciudades con rascacielos de pisos o chalets, con sus sofás, cocinas, baños, jardines y piscinas. Duerme en cómodos colchones, apoya su cabeza en esponjosas almohadas, se cepilla los dientes, se enjabona y se perfuma. El ser humano… el ser humano es el amo del mundo. La especie más desarrollada. El ser más inteligente del planeta.

Me desperté a las 7.30h de la mañana de un viernes en un chalet de la Sierra de Madrid. Aparté las sábanas y me levanté de la amplia cama. Me lavé los dientes, bebí agua, me duché, ojeé la prensa desde el móvil, me vestí y me perfumé. Bajé las escaleras y del mueble de la entrada cogí las llaves del coche para irme a trabajar. Un sonido portentoso llamó mi atención. Despatarrado en uno de los sofás del salón, roncando y posiblemente soñando con la roñosa pelota de tenis que tanto le gusta morder, estaba Babas, el bulldog de mi hermano. Le observé durante un minuto, envidiándolo. Salí de casa y conduje hasta Madrid. Cuando volví por la tarde me lo encontré durmiendo, en otra postura, en otro lugar. Se desperezó y me saludó entusiasmado. Se emocionó cuando salí al jardín y le tiré la pelota. Forcejeé con él y cuando nos cansamos nos tumbamos en el césped. Yo pensando en el alquiler de la casa, el trabajo, el fin de las vacaciones, en qué cenar esa noche. Él seguramente pensando en jugar con la pelota, morder algún que otro palo y dormir.

El ser humano es el amo del mundo. La especie más desarrollada. El ser más inteligente del planeta.

Babas, el perro, pasando la vida

Babas, el perro, pasando la vida

El mundo está loco y la gente conversa sobre ello

Mañana habrá una manifestación de neonazis en el centro de Madrid y terminará en Malasaña, en la Plaza del 2 de Mayo concretamente. No pega. Se supo ayer, el mismo día en que se anunció la prohibición, hoy suspendida, de las banderas esteladas en el Calderón, donde el domingo se celebrará la final de la Copa del Rey. El tema daría para una larga conversación, quizás en un futuro con unas cervezas delante, pero por el momento un grupo de WhatsApp compuesto por Javi, Soylent, Lorelle, Brad, Isma y Jordan, abre un interesante y desvariado debate vía móvil.

  • Javi: El mismo día en que han prohibido las esteladas han dado permiso para esta mani. Igual hasta lo han firmado con el mismo boli.
  • Lorelle: Pero estamos locos o qué?
  • Javi: No, nosotros estamos bien 😉
  • Lorelle: Pero quién aprueba esto?
  • Javi: La delegación del gobierno de Madrid, séase el PP.
  • Soylent: Además en Malasaña. Se va a liar.
  • Brad: hahah y terminar en el 2 de mayo. Provocación pura. Y todavía alguno seguirá votando al PP.
  • Soylent: Quién les va a votar?
  • Lorelle: Eso. Quién?
  • Brad: Rivera ha dicho que hará gobierno con el que más votos saque. Así que…
  • Soylent: Ah.
  • Lorelle: Ah.
  • Soylent: Aún así Rivera es el único decente, aunque toda la izquierda le critique y digan que se mete coca.
  • Lorelle: Se la mete.
  • Brad: Diariamente.
  • Soylent: E Iglesias es el mal, tiene un complejo.
  • Brad: Un tipo con tanto odio dentro no puede dirigir un país, eso es cierto.
  • Javi: Si quieres dar un vuelco a algo no puedes presentarte con lo de siempre del “cambio sereno, moderado” y esas mierdas. Porque entonces eres el PSOE. Rivera sí puede presentarse con el “cambio moderado”, porque a efectos prácticos no existiría tal cambio si gobernara. Que parezca que sí pero no. Por eso tiene tanto éxito.
  • Brad: Yo creo que es un problema de educación, no se va a cambiar de un día para otro. Ni a largo plazo visto lo visto.
  • Soylent: Así es.
  • Brad: Para mis amigos del cole yo soy un rojo y para los de la uni un facha. Y ese es el puto problema. Madrid o Barça. Cuando lo ideal sería el Atleti. Con el Cholo, que es Dios. Qué rápido levantaría el país.
  • Soylent: Es que la gente se cree que esto es como el fútbol, que si eres de un partido no puedes cambiar hagan lo que hagan. Hay que saber reconocer errores. Tendríamos que aprender de las mujeres, cuando nos dejan sin remordimientos. Dan el paso y lo toman. Sin mirar atrás.
  • Javi: Te veo resentido. Eres un Pablo Iglesias.
  • Brad: It’s plenty of girls in the sea, decía Andrew, el más grande.
  • Lorelle: Vale, he bajado 5 minutos a por mi comida y mil mensajes. Pero imagino lo que habéis dicho.
  • Soylent: Javi ha dicho que ojalá volviera Aznar.
  • Javi: Soylent ha dicho que se va a Venezuela.
  • Lorelle: Soylent tú deberías aprender más de las mujeres.
  • Brad: Me ha gustado esta conversación
  • Javi: Yo he echado en falta al amigo de Guillermo, que decía que no habría que hacer nada en África porque los padres están acostumbrados a ver morir de hambre a sus hijos y nosotros no somos quién para ir ahí y cambiar su cultura.
  • Lorelle: jajajaja
  • Brad: hahaha
  • Lorelle: Y qué habéis dicho del Cholo además de que es Dios?
  • Javi: Que es el equilibrio entre dos fuerzas.
  • Soylent: Que levantaría el país.
  • Javi: Si ha levantado a Torres…
  • Brad: En las próximas elecciones, mi voto nulo llevará su nombre.
  • Javi: Si todo el censo electoral vota nulo al Cholo, y una sola persona vota a la Falange. ¿Gobernaría la Falange?
  • Brad: Dato: ningún negro ha triunfado jamás con el Cholo.
  • Javi: jajajajaj
  • Soylent: jajajajaj
  • Javi: Si el vicepresidente fuera el profe Ortega, ¿estaríamos todos mazadísimos en pocos meses?
  • Brad: El Vicepresidente sería el Mono Burgos. Un tipo un poco violento pero amante del Rock&Roll. No habría IVA para la música y todos los grandes grupos querrían tocar aquí.
  • Javi: Pues para eso vota a Pablo Iglesias, que es lo más parecido.
  • Brad: Pues Iglesias es del Atleti. Y Rivera del Barça.
  • Javi: Le encaja a la perfección. Un modelo económico de multinacional de mierda donde sólo importa el dinero disfrazado de valores fáciles de creer pero difíciles de poner en práctica aunque te encante decir que los tienes. Igual que su partido. Que sea culé no quiere decir que sea ciego.
  • Lorelle: Amo a Torres.
  • Isma: Alguien ha dicho Casino?
  • Jordan: Hey, shut the fuck up.
Grupo.jpg

Retrato del grupo. A Jordan no supe dibujarlo.

 

Erosión en Escocia

El mundo gira rápido a mi alrededor, y no sé si orbitar con él, o dejar que lo hagan los demás.

Ya estuve en Escocia una vez. Hace tanto que la verdad, apenas me acuerdo de algo. Por aquel entonces creo que ni conocía a los tres tipos que me acompañaron en esta nueva visita al norte de la Gran Bretaña. ¿Que cómo surgió? Fue en una noche cualquiera. “¿Nos vamos a Escocia?”. Dos días después teníamos los billetes y nos reuníamos en Vips con la excusa de planificarlo todo. No fue nuestra última reunión en aquel restaurante, pero lo de planificar quedó en un lejano segundo plano. Somos gordos y lo aceptamos.

A Edimburgo volamos un jueves, apenas tres días después de volver de un intenso y costoso viaje a Logroño, con sus bodegas y su senda de los Elefantes. Y en Edimburgo pasaríamos el día y noche del jueves antes de alquilar un coche y poner rumbo al norte. El lunes volveríamos a la capital para pasar otro día y otra noche antes de regresar a casa, aunque a mí me tocase separarme de mis tres amigos, coger otro avión y viajar a Munich. El mundo gira, rápido, demasiado rápido…

IMG_0132 - Versión 2

Llévame vida, llévame. Sin miedos, sin tapujos ni mentiras. Porque esto se acabará. Ya sabes que un día pronto acabará.

Una vaca de larga melena se cruza en nuestro camino. Su compañera se aleja desconfiada, pero ella permanece. Detenemos el coche y nos acercamos. Se muestra impasible. Es libre. Posa ante la cámara y parece disfrutar. Es la vaca más atractiva que he visto jamás. Estamos en Escocia, de camino a las Highlands, y estas dos vacas, la impasible y su desconfiada amiga, son el único rastro de vida en millas. Tiene su encanto. Carreteras estrechas, extensas llanuras solitarias, contrastes de vegetación, y de vez en cuando algún que otro lago. Ah, y la vaca. La abusivamente atractiva vaca.

¿En qué pensarán las vacas? ¿Son lo suficientemente inteligentes para plantearse qué hacen con sus vidas? ¿O simplemente se dedican a pastar y dormir, saciando sus necesidades básicas sin ser conscientes de nada más? ¿Se divierten? ¿Se aburren? ¿Sienten alegría o pena? No sé si envidiarlas o sentir lástima por ellas.

Proseguimos nuestro camino, dejándola atrás. La volveremos a ver, en fotos. De cámaras y móviles. Porque tenemos de todo. Coche con calefacción y música. GPS que nos guía en el camino. Abrigos gordos que nos libran del frío y botas Gore-Tex. Somos nómadas modernos y nuestro único temor es no tener wifi en el siguiente hostal. Pero tenemos. La vaca ya está en Facebook y en dieciocho grupos de whatsapp. Genera decenas de likes y comentarios de admiración. Ella no lo sabe, permanece en su pradera, libre, pastando. ¿Aburriéndose? ¿Divirtiéndose? Nunca lo sabremos.

IMG_0277 Y sólo me queda disfrutar. Arder, quemar, reír y llorar. Porque esta es la verdad, mantener la llama en la oscuridad.

Pub Crawl a las 20.00h. Así que después de pasar el día entero en Edimburgo, comer un exquisito Chicken Highland, bebernos un par de Tennent’s, acudir al peor free tour de Europa, conocer la apasionante historia del parking de Gabisch y la aterradora leyenda de George Mackenzie, nos reunimos en el salón del hostal con un gran grupo de jóvenes viajeros como nosotros. De bar en bar, de pinta en pinta y por qué no, de Jager en Jager, nos recorrimos una parte de Edimburgo con la compañía de un muchacho argentino, unas compatriotas argentinas, unas catalanas y una pareja vasca. Suena a plan simple, y lo fue. Irse de bares, beber cervezas, hablar con gente. Pero a veces no hace falta complicarse para pasarlo bien. A veces la respuesta a todo es así de sencilla.

Al día siguiente iniciamos el periplo en coche, de pueblo en pueblo, de pequeña ciudad en pequeña ciudad, conociendo lagos, valles, montañas, playas y costas, admirando la enorme belleza de Escocia, su diversidad natural y su ausencia de vida. Los días los pasábamos en la carretera, comiendo pasta del Tesco, sándwiches de beicon y donuts con mermelada. Las tardes en el único bar del pueblo de turno jugando al billar, poniendo música en gramolas modernas y bebiendo cerveza. Las noches en el alojamiento más barato que encontrásemos, fuese el Gran Hotel Budapest o el Sandra’s, el peor lugar en el que nadie ha dormido nunca.

Pero no somos de piedra, nacimos de la erosión, que transforma el paisaje y mi alma también.

Y así llegó el final del viaje. Me despedí de los niños en el parking del aeropuerto, y esperando en el avión repasé todo lo que habíamos vivido los cuatro juntos durante esos días. Había sido un gran viaje, sin duda. También pensé en la vaca del flequillo, pastando en esas llanuras maravillosas día sí día también, sin ninguna responsabilidad, rodeada de tanta belleza y soledad. Qué aburrido sería ser ella. Como dijo aquel, la felicidad sólo es real cuando es compartida.

 

Epílogo

3 de mayo de 2016. 17.03h. Nubes grises descargan su lluvia en Munich. No se oyen las gotas romper en el suelo de la Marienplatz, ni se oyen las campanas del gran reloj. No se escuchan siquiera los truenos que preceden a la gran batalla, esa que envolverá la épica y se convertirá en leyenda. Retumba una voz unánime de miles de almas hasta allí transportadas y vestidas de rojo y blanco. Retumba una sola voz que dice: “Dale alegría a mi corazón, la Liga de Campeones es mi obsesión”.

Sobre Soylents y Periscopes, o la crónica de otro viaje a Barcelona

foto

Un nuevo hogar en Barcelona, España. Pues allá vamos. Puntualidad y un Mini Cooper para cuatro.  Xavi sal del parque. Uno al zulo y otro copiloto. Que no copilote. Un cd de los Libertines y lo demás da igual. Vacaciones yeah. Expectativas incomparablemente insuperables. Listas incompletables. El Apple Astra rumbo a Sitges. Ya iremos. Que no. Que es broma. Luis nos espera. Luis. Lluis. Llull. Llulllllllu. Pero antes bunquers. Buenas vistas y queso sin pan. Ahora sí. Hola Luis. Hola amigos. Qué dice. No entiendo. El amo. Plaza Real. El mejor puerta de la historia. Dónde estará. Sidecar. Sidecaca. Sideputamierda. Lesbianas enamoradas. Un Boulevard y una sala de rock. ¿Y el rock? Maldito Soylent. ¿Te gustan los nazis? No hay trampa.

IMG_0777

Frío. Anginas inmortales. Shavi por qué te fuiste. Lidocaína en vena y a gozar. Fotos verticales. ¿Auron? Abrigos populares. Abre el Correo. Bébete el agua. Platos combinados y Periscopes. Ray Vegas se unió. Ray Vegas permaneció para siempre. Quiero mi puta crepe. En Barna nadie tiene Vespa. No mientas Leiva. Barrio Gótico. Ciutadella y efectos de cheerleader. Relatividad temporal en aquel árbol. Descanso. Shavi qué bueno que volviste. Xavi. Ex Javi. Nevermind. ¿Conoces a Leonard Cohen? Y ahí está. El mejor puerta de la historia. La mejor camarera de la historia. Pues a mí me gusta más la otra. Pues tu eres un poco imbécil. Pues vamos a cenar. La peor pizza de la historia. Pues a mí me gusta. Pues tú también eres un poco imbécil. Silvia y Soylent. David Bowie. M&M’s y el odio incomprensible. Pijamas y pintacas. Periscopeeee. Comando nabo. Razzmatazz. Por fin. Pues vaya. Siempre Amable. Siempre al baño. Ray Vegas a ti ni pagando. Qué chica más maja. Ahí te quedas. Que nos vamos.

foto2

Levanta, cojones. Mierda de cortina. Todo se encharca. Vienen las suecas. Que no. Que italianas. Que no. Pan tumacas. Tortillas secas. Salmonella. Ponte a hacer masilla. Y vete al puerto. Sin cámara. La Barceloneta. Paella blanca. Setos invisibles. ¿Taxi? ¡Taxi! Barrio Gótico. ¿En serio? Eso parece. Vintage. Vintashh. Llulllyyuu. No hay chaqueta. Pues hasta el año que viene. Mareos. Vómitos. Vinos. Manjares. Costillares. Polacas y fracasos. “Buenas noches señor agente”. Carpas. Más lesbianas. ¿Apolo? Hijo de puta. Los Nastys. 1% de batería. 1% eterno. Cookies. Más cookies. Ardientes bocatas. Y al nuevo hogar. Adiós nuevo hogar. Adiós Luis. “Hola todos amigos, muchas gracias por todos.”. Gracias a ti. Y hasta otra.

IMG_0812

Abrígate. Que es julio

Una botella de ron. Tres buenos amigos. El recuerdo de unas camas que respiran. El alcohol viajando por la sangre. Anestesia cerebral. Bailes en ventanales. Flases delirantes de curiosos caminantes. Da igual. Una noche entera de sábado por delante. Una ciudad por descubrir.

Amsterdm

Una finca. Una hacienda. Chuchos viejos. Palomas. Ovejas. Charcas, ranas, alcornoques. Generaciones de jabalíes. Generaciones. Recuerdos de infancia. La abuela… descansa. El mismo pueblo, más pequeño, que no cambia. Hay cosas que no cambian.

IMG_0287 - Versión 2

Una carretera. Una fábrica. Una disquetera. La banda sonora de una vida. No hay planes, no hay reglas. Juventud y música. Disfraz en forma de cámara. Sofás y Red Bulls. Jager. Arenales sucios y aguas negras. Sudores y sol. Libertad con fecha de caducidad. Pero libertad. Libertad.

IMG_9717

Pies descalzos. Aguas frías. Moluscos y crustáceos. ¿No es lo mismo? Qué más da. Altas dunas. Bosques solitarios. Brisa marina. Fresco fango. Al fondo una isla. Una barca de madera y dos remos. Súbete y rema. Sin parar. Rema.

Boat On Pebble Beach

Un domingo. Un jardín. Una sábana. Cojines y snacks. Shisha y cerveza. Sol inglés. ¿Sol inglés? Sol inglés. Mangas cortas. Pantalones de chándal. Erizos. Babosas. Puaj. Babosas. Humedad. Conversaciones intrascendentes. Paz. Un campeón de rojo y blanco.

IMG_7331

Un autocar. Un viaje. Una ciudad que cruza el Támesis. Un parque. Otra vez ron. Siempre el ron. Saludos de orgullo. Cánticos incompletos. Sufrimiento. Éxtasis. Abrázate. Con quien sea. Y baila. Torpemente. Pero baila. Nada importa. La emoción y la esperanza.

Captura de pantalla 2016-03-11 a las 00.13.29

Oscuras termas. Hielo y fuego. Cruza el puente y escala. Un billar y dos jarras. Bares rotos. Ave Fénix. Sé gordo. 22 años y un Erasmus. No pidas más. Siéntate. Pero observa. Observa.

IMG_0308

Una habitación. Un sauce. Dos colchones. Dos amigos. Espíritus hermanos. Wishes y Alien Days. “¿Qué hacemos?” “No sé”. Nos quedamos. “Tú”. “¿Qué?”. “¿Ves eso? Es la vida”. “Pues vamos”. Y vamos.

IMG_0167

Y aquí detengo los recuerdos. Sólo es simple pasado. Reciente pasado. Pasado. Son veintiséis ya. ¿Ya? Mira al frente. Tanto. Tanto. Por llegar.

Un coche. Un castillo. Vacas en el camino. Lagos, prados, bosques. Verdes. Azules. Aspas blancas. Canciones de gaitas. Canciones. Conduce y descubre.  Recuerda. Allí estuviste. Allí estarás. “¿Es Nessie?” “Es un tronco”. Déjate llevar.

Rumbo al norte. Cielos grises. Finas lluvias. Abrígate. Que es julio. Gente. Gentes. Escenarios. De placer. De gozo. Prepárate. Wake up. ¿Y mi mente? ¿Y la gorra? Diviértete. Sin molestar. Cerveza. Jager. Ron. ¿Otra vez? Que sí. Que siempre. 

Conversación

  • Hola.
  • Hola.
  • ¿Qué te ocurre?
  • La vida.
  • ¿Qué le pasa?
  • Que me confunde.
  • Cuéntame.
  • Que no sé qué hacer con ella.
  • ¿Y eso?
  • Que no tengo metas, ni objetivos, ni motivaciones.
  • ¿Y?
  • ¿Cómo que “y”?
  • ¿Que se supone que eso tiene que ser malo?
  • Mmm supongo.
  • Eres libre imbécil. Más libre que nadie.
  • Ya pero no sé. Algo tendré que hacer.
  • Sí, disfrutarlo.
  • ¿El qué?
  • El momento.
  • ¿Qué momento?
  • La vida.
  • No entiendo.
  • No hay metas, ni objetivos. Sólo momentos. Eso es la vida. Así que deja de rallarte imbécil.
  • Oye pero no me insultes.
  • Es que eres muy imbécil.
  • Me gusta tu camisa.
  • ¿Sí? Gracias. Es del Primark.
  • Pues mola.
  • El Primark mola.
  • ¿Me la regalas?
  • No
  • ¿Nos liamos?
  • Soy tu conciencia imbécil.
  • Ah, pues vas a tener razón.
  • Ahí te quedas.
  • ¿Te vas?
  • Sí.
  • ¿Al Primark?
  • Cielo santo, qué imbécil.

El camino es el momento.